Implantar su empresa en Bélgica

Ubicada en el corazón de Europa, Bélgica es la plataforma ideal para el desarrollo de su empresa a nivel internacional. ¿Por qué establecerse en Bélgica?

La economía de Bélgica

Su ubicación en el centro de Europa y sus fortalezas en sectores clave convierten a Bélgica en uno de los primeros países exportadores de Europa. Entre los principales sectores belgas se encuentran el material de transporte, las máquinas y equipos mecánicos, eléctricos y electrónicos, los productos químicos farmacéuticos y los productos alimentarios y las bebidas.

Bélgica goza de un entorno propicio para el desarrollo de las empresas, sin restricciones de negocios y con la posibilidad de crear rápidamente una nueva sociedad. Además, existen diferentes ventajas fiscales para sus actividades en Bélgica, como por ejemplo para la producción audiovisual de películas o la investigación y desarrollo. El mismo Estado pone a disposición del inversor extranjero su Célula Fiscal para asesorarle en materia fiscal y el asesoramiento de sus agencias de promoción económica para informarle de las ayudas movilizables a su inversión.

El ecosistema belga favorece a los empresarios: alrededor de 100.000 nuevas pymes se crearon el año pasado en Bélgica, todo un récord. La población belga de empresarios ha aumentado un 20 % en los últimos tres años, los fundadores tienen perfiles cada vez más variados y las jóvenes empresas se internacionalizan más rápidamente y cuentan cada vez más con las nuevas tecnologías. Este ambiente favorece la creación de empresas y la implantación de sociedades extranjeras: puede estar seguro de que encontrará su lugar.

Bélgica: una ubicación geográfica central

Gracias a su posición central en Europa, Bélgica representa la plataforma ideal para acceder a un mercado de 500 millones de consumidores en un radio de 800 km. Bélgica limita con 4 países: Francia, Alemania, los Países Bajos y Luxemburgo. Sus aeropuertos, estaciones internacionales, carreteras y puertos marítimos y fluviales la convierten en un punto de fácil acceso desde toda Europa y con el resto del mundo.

Bélgica disfruta de una rica diversidad cultural, relacionada con sus tres regiones multilingües: Bruselas-Capital, Valonia y Flandes. Cuenta con tres lenguas oficiales: el francés, el neerlandés y el alemán. Por lo tanto, implantarse en Bélgica facilita el reclutamiento de personal políglota. Gracias a su capitalidad europea, la cosmopolita Bélgica representa un mercado idóneo para poner a prueba el lanzamiento de nuevos productos en Europa.

Bélgica está situada cerca de los principales centros de consumo y de producción de Europa Occidental: Francia, Reino Unido, Alemania, los Países Bajos… Una implantación en Bélgica le garantiza la neutralidad para abordar los países vecinos y sus mercados.

Los sectores clave en Bélgica

Son sectores estratégicos en Bélgica: farmacéutico, biotecnológico, aeroespacial, agroalimentario, industria de contenidos digitales y audiovisuales, ingeniería y nuevos materiales, greenTech, transporte y logística, centros de decisiones... Las empresas de estos sectores encontrarán estructuras que acompañen a su crecimiento y socios públicos y privados en Bélgica.

Bélgica está a la vanguardia en toda una serie de sectores económicos, gracias a la disponibilidad de mano de obra cualificada, dispositivos de ayudas a la I+D y dispositivos de ayudas financieras y de una fiscalidad atractiva para facilitar la implantación y la expansión de las empresas. La calidad de la mano de obra es clave para su éxito en Bélgica. El país se beneficia de una elevada tasa de productividad y de una mano de obra cualificada gracias a sus numerosas universidades de gran renombre y a sus reputados centros de investigación y de desarrollo.

Bélgica: el centro de decisiones internacionales

Con el Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica es el centro de la democracia europea y goza de un ambiente abierto y multicultural. También es el anfitrión de innumerables instituciones europeas e internacionales, de varios medios de comunicación y de 2.000 multinacionales. La fundación de su empresa en Bélgica le permite acercarse a todos sus actores y de integrarse en este ambiente tan internacional.

Responsable de establecimiento empresarial